«Las 8 caras diferentes del caballero oscuro»: breve dossier sobre los 8 actores que han llevado a Batman a la gran pantalla.

25/11/2017 Texto por: SAS

«Batman representa al eterno luchador contra el crimen hecho a imagen y semejanza de su tragedia personal: el asesinato de sus padres, denominador común de todos los actores que han dado vida al famoso justiciero nocturno.»

Si hace algún tiempo ya nos dedicamos a analizar en este mismo WordPress todo el elenco actoral que llevó a la pantalla al desquiciado personaje del Joker en la entrada titulada: «¡Ha! ¡Ha! ¡¡HA!! 76 años echándose unas risas: el Joker en el cine y en la TV», ahora, con el estreno hace escasos días de Liga de la Justicia (2017, Zack Snyder), en Panorámica de las artes nos proponemos “repasar a todos los actores” (en el buen sentido de la expresión) que alguna vez se pusieron para la gran pantalla el antifaz del mítico justiciero nocturno: Batman. Cada uno de ellos han ido aportando diferentes visiones del superhéroe creado por Bob Kane y Bill Finger en 1939, aunque el denominador común de todos los que han dado vida al famoso hombre murciélago ha sido el mismo; Batman representa el eterno luchador contra el crimen hecho a imagen y semejanza de su tragedia personal: el asesinato de sus padres por parte de miembros de la hampa de Gotham City.

Batman versión Lewis Wilson, heroísmo políticamente incorrecto

1-Lewis-Wilson-batman

«Wilson gozó de pocos alagos por parte de los críticos de la época que lo describieron como “un Batman físicamente poco atlético y con un marcado acento de Boston”; además de que la serie fuera considerada como racista por sus comentarios xenófobos contra los japoneses.»

La primera adaptación de Batman para la gran pantalla fue en 1943, cuando Columbia Pictures decidió adaptar las aventuras del hombre murciélago en un serial cinematográfico de 15 capítulos (no confundirlo con una serie en la que varias películas comparten personajes, escenarios y situaciones comunes, pero no son necesariamente continuación unas de otras).  El actor que encarnó a Batman por primera vez fue Lewis Wilson que, más que un superhéroe, era un agente secreto del gobierno norteamericano en misión de acabar con los agentes japoneses comandados por el malvado Dr. Daka (J. Carrol Naish). La serie puede ser vista hoy en día como propagandística, al realizarse en pleno apogeo de la Segunda Guerra Mundial, y marcadamente racista por sus comentarios xenófobos contra los japoneses como “japoneses ojos tramposos” o “retorcido cerebro oriental”. A pesar de tener una gran campaña comercial, la primera serie de Batman no gozó de demasiadas buenas críticas; estas la calificaron con frases despectivas como “farsa pretenciosa”. Asimismo, Wilson gozó de pocos alagos por parte de los críticos de la época que lo describieron como “un Batman físicamente poco atlético y con un marcado acento de Boston” como si el hecho de ser de Boston fuese un insulto…

Batman versión Robert Lowery, detective enmascarado

robert-lowery-batman

«El Batman de Robert Lowery bebió mucho del estilo de los primeros cómics de Batman creados para la DC, donde primaba el estilo policíaco y las tramas detectivescas.»

A pesar de las flojas críticas, Columbia decidió hacer una secuela de la primera serie de Batman con 15 episodios más titulada Batman y Robin (1949, Spencer Gordon Bennet). En esta ocasión, el testigo de Lewis Wilson lo recogería Robert Lowery como el justiciero enmascarado, alias Batman. Hijo de un abogado e inversor petrolífero y de una concertista de piano, Lowery viajó a Hollywood tras la muerte de su padre donde estudió arte dramático y fue contratado en 1937 por la 20th Century Fox. Tras haber trabajado en películas de acción como El signo del Zorro (1940, Rouben Mamoulian) o The Mummy’s Ghost (1944, Reginald Le Borg), su gran oportunidad para triunfar vino cuando Columbia le ofreció interpretar la segunda adaptación de Batman para la gran pantalla. En dicho serial, se obviaron los villanos clásicos de los cómics como El Joker o El Pingüino y los artífices del serial decidieron crear a “El Mago”, un villano que se mantendría oculto durante la totalidad de la serie. Batman, acompañado por su fiel aliado Robin, deberá desenmascarar a El Mago en un juego detectivesco que bebió mucho del estilo de los primeros cómics de Batman creados para la DC, donde primaba el estilo policíaco y las tramas de detectives.

Batman versión Adam West, histrionismo comedido

batman-adam-west

«Adam West continuó desempañando la versión más histriónica de Batman de las que se verían a posteriori, mostrándose algo más comedido que sus particulares compañeros de reparto.»

En 1966, la 20th Century Fox, propietaria de los derechos del hombre murciélago, decidió llevar a la gran pantalla una película basada en la popular serie de televisión de las aventuras de Batman y Robin. El que lo encarnó por tercera vez en el cine fue el mismo Adam West, actor encargado de dar también vida a Batman en la pequeña pantalla. La línea de la película (que, por cierto, no tuvo distribución en España debido a que no pasó la censura franquista por una secuencia en la que se pariodaba al embajador español) era exactamente la misma de la serie de TV, donde primaba el humor más que otra cosa. Adam West continuó desempeñando la versión más histriónica de Batman de las que se verían a posteriori, mostrándose algo más comedido que sus particulares compañeros de reparto.

Batman versión Michael Keaton, elegante sobriedad 

batman-michael-keaton

«La elección de Michael Keaton para interpretar el rol de Batman fue duramente criticada por los creadores originales del personaje, que tuvieron que morderse la lengua tras ver en pantalla el magnífico trabajo de Keaton como el caballero oscuro de Gotham.»

En 1989, Warner Bros. decidió explotar cinematográficamente la franquicia Batman, derechos que había comprado a principios de los años 80 a los productores Peter Guber y Jon Peters y que, a su vez, estos habían adquirido tras abandonar PolyGram Pictures. El estrafalario director Tim Burton, conocido por su notable éxito Bitelchús (1988), fue el elegido para coreografiar toda la función. Los productores Guber y Peters se fijaron en Michael Keaton para interpretar el rol de Batman, elección que fue duramente criticada por los creadores originales del personaje en las viñetas de los cómics, envueltos también en la primera superproducción del héroe por la industria hollywoodiense. Alegaban falta de seriedad en su anterior trabajo donde Keaton hizo del irreverente Bitelchús. Sin embargo, el actor desarrolló una de las interpretaciones más significativas del superhéroe de la DC y fue copiada profusamente por sus predecesores. Su sobriedad con un punto de elegancia (debido al estatus elevado de Bruce Wayne) marcó tendencia y su estilo en cierta medida fue repetido hasta, por lo menos, nuestros días con la interpretación de Affleck como el filántropo multimillonario. Bob Kane y los demás creadores tuvieron que morderse la lengua tras ver en pantalla el magnífico trabajo de Keaton como el caballero oscuro de Gotham, por lo que repitió rol en la secuela Batman vuelve (1992, Tim Burton).

Batman versión Val Kilmer,  correcto narcisista 

Batman-Val-Kilmer

«La actuación de Kilmer, a pesar de ser correcta, no fue más allá de la de Keaton; a nivel interpretativo su opción fue la de copiar a su predecesor aunque gustándose mucho a sí mismo con el variopinto repertorio de “modelitos” que este luce durante toda la película.»

Según el director Joel Schumacher, el director de Batman Forever (1995) y Batman & Robin (1997), el actor que encarnó por tercera vez en la gran pantalla al caballero oscuro, Val Kilmer, fue el mejor Batman de todos los tiempos. Lo dice el iluminado que se le ocurrió poner pezones en la coraza de Batman, cosa que iba específicamente en contra de las ideas de Bob Kane, uno de los creadores del personaje. Si bien la versión de Kilmer sobre el vengativo enmascarado no distaba mucho de la de Keaton, el tono que le imprimió Schumacher a la cinta resultó ser diametralmente opuesto al de Burton por mandato expreso de la productora de la película: Warner Bros. La Warner quiso eliminar cualquier referencia gótica “burtoniana” vista en las dos anteriores entregas y hacer un Batman “para todos los públicos”. La versión colorista de Schumacher, basada en un guión más accesible para el público llano (obra de Lee y Janet Scott Batchler) y la incorporación del personaje de Robin (Chris O’Donnell), apostaron por ello. La actuación de Kilmer, a pesar de ser correcta, no fue más allá de lo que hizo en su momento Michael Keaton a nivel interpretativo; su opción fue la de copiar a su predecesor aunque gustándose mucho a sí mismo con el variopinto repertorio de “modelitos” que este luce durante toda la película.

Batman versión George Clooney, penitente murciélago 

batman-george-clooney

«El fiasco artístico de Clooney lo arrastró durante años y, siempre que puede, pide disculpas por su burda interpretación del hombre muerciélago.»

Hasta 17 veces George Clooney ha tenido que pedir perdón por su burda interpretación del hombre muerciélago, la última de ellas al mismísimo Adam West, el actor que lo encarnó por primera vez para la gran pantalla y por el que es recordado con cariño entre todos los fans de Batman. La fórmula Batman/Kilmer acabó con pésimos resultados entre los miembros del equipo debido al peculiar carácter de la estrella, y los productores decidieron despedirlo. David “Mulder” Duchovny fue considerado para portar la máscara del caballero oscuro, aunque la responsabilidad de interpretarlo recayó finalmente en la superestrella George Clooney. Clooney tuvo que compaginarse los rodajes de la exitosa serie ER (NBC, 1994-2009) con el de Batman & Robin (1997, Joel Schumacher) y el resultado fue desastroso: Clooney se dedicó a copiar de manera un tanto patosa los movimientos de Adam West en las secuencias de acción y a nivel interpretativo, dio una versión demasiado ridícula de Bruce Wayne. Chris O’Donell (de vuelta como Robin), Alicia Silverstone (que encarnó a Batgirl) y Arnold Schwarzenegger (como un patético RoboCop errante, haciendo de Mr. Freeze) se dedicaron a empeorar la función. El fiasco artístico de Clooney lo arrastró durante años y, siempre que puede, pide disculpas por ello…

Batman versión Christian Bale, calidad shakespeariana

batman-bale

«La interpretación de Bale fue por el mismo camino que la dirección de Nolan: sin demasiados artificios y ahondando más en la psique interna y en las motivaciones personales del personaje; llevó a un estadio superior la interpretación de Keaton.»

El aclamado director Christopher Nolan, que saltó a la fama por la dirección del thriller psicológico Memento (2000), fue el elegido para resucitar la saga del hombre murciélago en 2005 con nuevo actor para interpretar al atormentado multimillonario Bruce Wayne: este fue Christian Bale, actor que, por aquel entonces, contaba con treinta y un años. El binomio Nolan/Bale duró para tres filmes: Batman Begins (2005), The Dark Knight (2008) y The Dark Knight Rises (2012). La visión que Nolan tenía del superhéroe era la más humana de todas, se presentaba en la pantalla sin demasiados artificios y la interpretación de Bale fue por ese mismo camino. Begins fue la presentación de la trilogía; resultó ser una grata sorpresa porque ya hizo el esfuerzo de presentar a Batman de una manera diferente: ahondando más en la psique interna y en las motivaciones personales del personaje. Dark Night fue la cúspide de la creatividad y del éxito de la saga desarrollada por el tándem Nolan/Bale, un increíble éxito de taquilla que logró recaudar la friolera de 1 billón de dólares. Rises, el final de la trilogía de Nolan, no resultó tan redonda como sus anteriores precuelas pero continuó batiendo rércords de taquilla, superando el escandaloso taquillaje que logró su antecesora. Nolan hizo llevar a Bale a una interpretación cuasi shakespeariana con el personaje de Batman, sobre todo con la segunda película de su particular trilogía, donde Bruce Wayne pierde a su amada Rachel (Maggie Gyllenhaal) por culpa del Joker (Heath Ledger) y debe incriminarse para salvar la reputación de Harvey Dent/Dos Caras (Aaron Eckhart). La profundidad que supo darle Christian Bale al justiciero enmascarado es digna de admiración y, saltándonos los anteriores actores, llevó a un estadio superior la interpretación de Keaton.

Batman versión Ben Affleck, desvalorado gordinflón 

batman-ben-affleck

«Cuando Batman v Superman vio la luz, las críticas pésimas contra la interpretación de Affleck hicieron que el actor se sintiera profundamente apenado. A pesar de ello, Affleck ha sabido aportar otra visión de Batman: la de un gordinflón cansado de luchar contra el crimen.»

Y llegamos hasta la ultimísima versión que tenemos hasta la fecha del hombre murciélago para la gran pantalla, la que ha llevado a cabo el actor Ben Affleck en Batman v Superman: el amanecer de la justicia (2016, Zack Snyder), Escuadrón suicida (2016, David Ayer) y la recién estrenada Liga de Justicia (2017, Zack Snyder), actor ya experimentado en películas del género de superhéroes por su papel de Matt Murdock en Daredevil (2003, Mark Steven Johnson). La comunidad de fans, al enterarse que Affleck iba a ser el nuevo Batman en el reboot de la saga por parte de Snyder, comenzaron a criticar duramente tal elección. Cuando, finalmente, la película vio la luz, llovieron las críticas pésimas contra la interpretación de Affleck. Según el web del prestigioso diario The Guardian, tales críticas humillaron al actor hasta tal punto que dijo sentirse “profundamente apenado”. El que escribe esta entrada admite asimismo haber sentido inicialmente desconfianza de que Affleck estuviera a la altura del personaje, pero los productores del nuevo Batman han sabido dibujar a un Bruce Wayne entrado ya de lleno en su segunda madurez y cansado de los golpes que comporta enfundarse con el traje negro del murciélago justiciero. A pesar de las malas críticas recibidas, Affleck ha sabido aportarle una nueva visión a Batman: la de un gordinflón cansado de luchar, y que necesita de un equipo para seguir combatiendo el crimen.

Anuncios

Saga cinematográfica de «Thor»: de Shakespeare a Auronplay…

07/11/2017 Texto por: SAS

¡¡ATENCIÓN: ADVERTENCIA IMPORTANTE DE SPOILERS!! ESTE ARTICULO CONTIENE INFORMACIÓN SOBRE PARTE DEL/LOS ARGUMENTO/S DE LA/S PELÍCULA/S QUE SE HABLA/N A CONTINUACIÓN.

lu5m1ubetqqy

Los tres pósters de la trilogía cinematográfica de Thor. De izquierda a derecha: Thor (2011, Kenneth Branagh), Thor: El mundo oscuro (2013, Alan Taylor) y Thor: Ragnarok (2017, Taika Waititi).

«La saga cinematográfica del dios del trueno ha ido degenerando de tal manera que las profundidades psicológicas del héroe se han esfumado con el paso de los años.»

Es una de las sagas más rentables (por detrás de Iron Man, cuya tercera parte recaudó la friolera de 1,2 billones de dolares, con “b” de “burro”) de lo que se conoce ya en el mundo del celuloide como “Universo cinematográfico de Marvel”, universo iniciado hace tan solo nueve años con el superhéroe del citado título: Iron Man (2008, Jon Favreau). Desde que la saga cinematográfica del dios del trueno se iniciara en 2011, Thor ha pasado por las manos de tres directores diferentes: Kenneth Branagh, Alan Taylor y Taika Waititi y, asimismo, ha ido degenerando de tal manera que, a pesar de mantenernos el divertimento entre el público varón y provocar alaridos entre las féminas de la sala, las profundidades psicológicas del héroe se han esfumado con el paso de los años.

Thor, versión Kenneth Branagh, o representando Shakespeare en Asgard

Sin título-1

Chris Hemsworth como Thor, el nórdico canónico por excelencia con tintes shakesperianos.

La primera de todas, sin duda, fue la mejor. Thor se orquestó bajo la batuta de un experto en representar Shakespeare tanto en los escenarios teatrales como en la gran pantalla: Kenneth Branagh, un director que poseía la solvencia de haber dirigido varias adaptaciones del célebre dramaturgo inglés para cine tales como Mucho ruido pero pocas nueces (1993), Hamlet (1996) o Trabajos de amor perdidos (2000).

«La primera de Thor poseía un elenco actoral y un director (Kenneth Branagh) dignos del mejor drama de William Shakespeare.»

El elenco actoral, encabezado por Chris Hemsworth (Thor) y secundado por los efectivos Anthony Hopkins (Odin), Tom Hiddleston (Loki), Rene Russo (Frigga) y Idris Elba (Heimdall), entre otros, hicieron gozar al respetable de unas interpretaciones dignas de un drama de William Shakespeare, aunque ambientado en Asgard, el mundo celeste donde transcurre el primer acto de la función. Luego, tras el destierro de Thor a la Tierra y el hallazgo por parte de la Dra. Jane Foster (Natalie Portman) y por los agentes de S.H.I.E.L.D. del semidios asgardiano, la película decae ligeramente para volver a recuperar la épica en el último tramo del filme. Resultó ser un magnífico debut cinematográfico del personaje creado por Stan Lee, Jack Kirby y Larry Lieber, digno del superhéroe al que se refiere.

Thor, versión Alan Taylor, o cómo volver a ser épico añadiendo dosis de humor 

Thor-the-dark-world

Chris Hemsworth volvió a encarnar una visión épica del superhéroe en Thor: El mundo oscuro, aunque dejando más margen al humor.

En 2013 se estrenó la segunda parte de las aventuras épicas de Thor; la dirigió Alan Taylor, futuro director de la desafortunada Terminator Génesis (2015) y cuya mayor contribución a la saga fue las dosis de humor que supo añadirle al conjunto del filme.

«Alan Taylor le supo añadir a la saga de Thor las dosis de humor adecuadas.»

Lo cierto es que las películas que se produjeron posteriormente a la primera versión cinematográfica de Thor, es decir, toda la fiebre que se generó a raíz del estreno de Los Vengadores (2012, Joss Whedon), apostaron por el humor como base potente a la hora de construir los guiones del Universo Cinematográfico de Marvel. Taylor no tenía más remedio que introducir también ese humor en el mundo de Asgard, aunque supo hacerlo con cabeza y con cierta elegancia (resulta divertida la frase de Thor: “¿El siguiente?” al convertir a un monstruo rocoso en un conjunto de piedras tras haberle propinado un martillazo).

Thor, versión Taika Waititi, o Thor versión Auronplay 

thor-record-face

La versión más gamberra y payasa de Thor: Chris Hermswoth en Thor: Ragnarok. 

Y llegamos al último experimento cinematográfico de Thor titulado Thor: Ragnarok, película firmada por Taika Waititi, realizador neozelandés que, además, interpreta al simpático y digital Korg, un kronan parecido al que se carga Thor en la segunda parte y del que se hace amigo y aliado en esta tercera entrega.

«La última producción de Thor es más parecida a un vídeo de YouTube escrito por Auronplay que a la tercera parte del dios del trueno, divertida pero con pocos momentos trascendentales.»

Lo cierto es que si esta última superproducción de Thor conserva algo de la profundidad psicológica que poseía la primera, es del todo anecdótica. Thor (versión Waititi), divertida pero con pocos momentos trascendentales, es más parecida a un vídeo de YouTube escrito por Auronplay que a la tercera parte del dios del trueno, donde la improvisación forma más parte del guión que la literatura de la que gozaban las dos anteriores entregas. Aquí, los actores parecen inventarse el guión sobre la marcha en vez de recitarlo con dramatismo como nos tenían acostumbrados en las dos anteriores precuelas. Ni la aparición de Hela (Cate Blanchett), la diosa de la muerte y hermana por sorpresa de Thor, logra poner orden en el desconcierto de chistes malos y falta de épica. Tan solo el personaje de la Valquiria (Tessa Thompson) vuelve a traernos ecos de la gran epopeya de Asgard que, con el Ragnarok, parece haberse volatilizado.

Dibuphone’s#8.

20/05/2017 Dibujo por: Jordi Castellví

¿¿Alguna vez os parasteis a pesar que el “alien” de Alien es “negro”?? (de raza negra, vaya). Mi colega friki que dibuja con el móvil, se ha hecho esa misma pregunta y le ha salido esto…. “¡Broda Alien!”

IMG-20170520-WA0000

«Iä! Iä! Cthulhu fhtagn!»: 80 años de la muerte del creador del horror cósmico, H. P. Lovecraft.

15/03/2017  Texto por: SAS

untitled22

«H.P. Lovecraft será siempre recordado por ser el autor que encabezó el género literario llamado horror cósmico.»

Hoy se cumplen 80 años de la muerte de Howard Phillips Lovecraft (1890—1935, Providence, Rhode Island) que fue, en pocas palabras, un genio de la literatura el cual encabezó la creación de un género literario nuevo: el horror cósmico. Y digo que lo encabezó porque fueron muchos otros autores los que aportaron piezas fundamentales para su consolidación. Autores como August Derleth, Lord Dunsany o Algernon Blackwood fueron escritores que contribuyeron a su gestación y proliferación pero, sin duda alguna, H. P. Lovecraft será siempre recordado como el autor que representó mejor este movimiento literario.

Lovecraft o la historia de una frustración vital

H. P. Lovecraft tuvo una vida difícil y llena de frustraciones. Rafael Llopis, estudioso y traductor al idioma castellano de la obra de Lovecraft, lo calificó con el apelativo de “el caballero solitario de Providence”, por su profusa afición a los paseos nocturnos en la más estricta soledad. En efecto, la ciudad de Arkham, ciudad donde se enmarcan la mayoría de los relatos de los Mitos de Cthulhu, es en realidad una metáfora de Providence. Lovecraft describe Arkham como una ciudad mistérica, decadente y sombría pero también muy provinciana.

_20170314_151823

Panorámica de la ciudad de Arkham según la mirada del artista Michele Boticelli. Retoque fotográfico por SAS.

«Providence fue una fuente de inspiración para enmarcar los relatos de los Mitos de Cthulhu. Lovecraft describe Arkham en sus relatos como una ciudad mistérica, decadente y sombría pero también muy provinciana.»

Debido a la falta de recursos económicos, H. P. se mudó tres veces adquiriendo siempre domicilios más modestos. Vivió con sus dos tías tras la defunción de sus padres y, al igual que su admirado E. Allan Poe, empezó a malvivir de la escritura, época en la que Lovecraft se casó con una escritora aficionada y empresaria judía llamada Sonia H. Greene, yéndose a vivir a Brooklyn donde fracasó en su corto matrimonio. Además, H. P. no pudo dedicarse profesionalmente a lo que fue su pasión: la astronomía, debido a que fallaba mucho en matemáticas. Todo ello provocó que Lovecraft se refugiara en la escritura de relatos de razas de dioses atávicos y de epístolas —se cuentan alrededor de unas 100.000 (¡sic!)— a amigos suyos de profesión como Robert E. Howard (autor de Conan, el Bárbaro) con el que entabló una gran amistad hasta que se suicidó, hecho que sumió aún más a Lovecraft en su angustia vital.

Cthulhu, el gran legado de Lovecraft

Pero, a pesar de llevar una vida llena de frustaciones, H. P. Lovecraft se convirtió —aunque no en vida— en uno de los escritores de terror norteamericanos más célebres e influyentes junto a Edgar A. Poe o Stephen King, en mayor medida con su inmortal creación: Cthulhu, un dios primigenio aparecido por primera vez en la historia corta La llamada de Cthulhu (1928) publicada en la revista pulp “Weird Tales”. A Cthulhu lo describe como una especie de enorme calamar alado con miles de tentáculos en sus fauces de dimensiones ciclópeas y que yace durmiendo en algún lugar de las profundidades del Pacífico en la submergida ciudad de R’lyeh, esperando a que las estrellas y los planetas estén de nuevo alineados correctamente para volver a reinar sobre la Tierra.

_20170315_210514

Cthulhu visto por la mirada artística de Disse86. Retoque fotográfico por SAS.

«Cthulhu fue la gran creación de Lovecraft por el que será siempre recordado, un dios ciclópeo con miles de tentáculos en sus fauces submergido en algún lugar de las profundidades del Pacífico.»

Cthulhu es la mejor creación del caballero solitario de Providence, aunque la “galería de monstruos” que creó fuera más amplia como Dagón, Nyarlathotep o Azathot. Lovecraft escribió mucho sobre los Mitos de Cthulhu pero en ningún otro relato igualó a La llamada de Cthulhu, sin duda, la piedra angular de toda la mitología lovecraftiana.

El Círculo de Lovecraft y su amplio legado

De hecho, si no hubiera sido por el trabajo del denominado Círculo de Lovecraft, una serie de autores como August Derleth, Robert Bloch, entre otros, con los que el autor de Providence se carteaba a menudo, el nombre de H. P. Lovecraft hubiera caído fácilmente en el olvido. Estos autores compartían ideas, personajes e historias y fueron construyendo entre todos ellos la cosmología de los Mitos. La publicación de Tales of the Cthulhu Mythos (1969, Arkham House), gracias al esfuerzo personal y económico de August Derleth, contribuyó en gran medida a que no se olvidara el legado de Lovecraft. A partir de ahí, numerosos escritores, cineastas y autores de cómic como Guillermo del Toro o Alan Moore estuvieron influenciados en sus creaciones por el caballero solitario de Providence. Del Toro planea desde hace años una adaptación cinematográfica fidedigna de la obra capital dentro de la bibliografía de Lovecraft como lo es En las montañas de la locura  (1931) y, por su parte, el brillante autor de Watchmen, Alan Moore ha guionizado la serie de cómics titulado Providence (2015—2017, Avatar Press), una adaptación muy personal que ha hecho junto al dibujante Jacen Burrows sobre la vida privada de H. P. Lovecraft en la que se entremezclan numerosos pasajes de su obra literaria como los relatos cortos Aire fríoLa sombra sobre Innsmouth entre otras historias. Además, H. P. Lovecraft se ha adaptado al cine en infinidad de ocasiones, incluso en la pequeña pantalla (la mítica teleserie Expediente X es un claro ejemplo de la influencia que ha ejercido Lovecraft en la cultura norteamericana). Aunque, personalmente, aún estoy esperando una adaptación fidedigna de La llamada de Cthulhu tal y como me la imaginé por primera vez, cuando leí a Lovecraft siendo aún adolescente y jugaba al popular juego de Rol basado en su genial obra, hace ya unos cuantos años atrás…

«Si no hubiera sido por el trabajo del denominado Círculo de Lovecraft con los que el autor de Providence se carteaba, el nombre de H. P. Lovecraft hubiera caído fácilmente en el olvido.»

Providence-1-cover

Portada del primer tomo de Providence, escrito por Alan Moore y dibujado por Jacen Burrows, una increíble y exquisita adaptación sui géneris en viñetas de la vida privada de H. P. Lovecraft.

«¡Ha! ¡Ha! ¡¡HA!! 76 años echándose unas risas: el Joker en el cine y en la TV».

18/08/2016 Texto por: SAS

«Creado en abril de 1940 para el primer cómic de Batman, el Joker se ha revelado como un perfecto antihéroe, un caramelo para el actor que lo interpreta.»

Romero, Nicholson, Hamill, Ledger, Leto. Estos cinco actores tienen un mismo denominador común: todos ellos han interpretado al villano más carismático de la historia del cine (con permiso de Lord Darth Vader): el Joker. Creado por Bob Kane, Bill Finger y Jerry Robinson en abril de 1940 para el primer cómic de Batman y publicado por DC comics, el Joker se ha revelado como un perfecto antihéroe. Es como un caramelo para el actor que lo interpreta, capaz de hacerlo valedor de la preciada estatuilla dorada como fue el caso de Heath Ledger (aunque de manera póstuma). En esta entrada, analizamos 5 visiones diferentes de un mismo personaje: el Príncipe Payaso del Crimen, el As de Bandidos o el Arlequín del Odio como también es conocido al Joker.

El gentleman latino: César Romero

joker_cesar_romero_card

La primera encarnación del Joker fue la que hizo en la pequeña pantalla el actor neoyorquino de raíces cubanas César Julio Romero Jr. en la serie de los años 60. Más conocido como César Romero, él fue el único en poner las condiciones con el Joker. Romero, habituado a interpretar a “gentlemens” (lo que en España se conoce como “galanes”), se negó rotundamente a afeitarse su bigote para interpretar al famoso payaso, algo que cualquier actor accedería sin pensárselo dos veces para dar vida al Joker… La razón por la que se opuso tan férreamente en afeitárselo fue porque, según Romero, su mustache era lo que le daba personalidad como actor. Los productores de la serie accedieron pero a condición de que se lo maquillase. Romero encontró un territorio virgen con el Joker dotando al payaso de un histrionismo cómico muy fiel a las líneas maestras de Robinson, Finger y Kane y al tono humorístico de la teleserie.

cesar-romero-joker

«Romero encontró un territorio virgen y dotó al payaso de un histrionismo cómico muy fiel a las líneas maestras de Robinson, Finger y Kane.»

El mafioso dandi: Jack Nicholson 

jack_nicholson_joker_card

El debut del Joker en terrenos cinematográficos vino de la mano del controvertido y oscarizado actor americano nacido en Nueva Jersey en 1937, Jack Nicholson. De hecho, antes de que Nicholson hiciera su magnífico trabajo con el rol del Joker, los actores de Hollywood se negaban a interpretar personajes basados en cómics ya que no estaba demasiado bien visto que un actor de renombre lo hiciese. Esto, repito, fue antes de que Nicholson diera vida al Joker de Tim Burton en 1989. La película de Burton, titulada Batman a secas, fue un hito en el momento de su estreno y estuvo influenciada parcialmente en las historietas La broma asesina de Alan Moore y Brian Bolland y en El retorno del caballero oscuro de Frank Miller. Sin embargo, Burton y el propio Nicholson hicieron contribuciones decisivas en esta particular versión expresionista del malvado payaso. La más importante quizás fue que el joven Joker asesinó a los padres de Batman cuando este era solo un niño y la manera de presentarse en el filme como un dandi mafioso, además de diletante artístico. Quizás la secuencia más memorable de Nicholson como Joker sea la que protagonizó junto a Kim Basinger en un museo-restaurante donde el Joker le da su peculiar toque artístico-destructivo a las obras de arte que allí se exhiben. Señalar, por último de este Joker, su poética y aterradora frase antes de cometer un crimen: “Dime, ¿has bailado alguna vez con el demonio a la luz de la luna?”.

Jack-Nicholson-Joker_TINIMA20121221_1030_5

«Antes de que Nicholson hiciera su magnífico trabajo con el rol del Joker, los actores de Hollywood se negaban a interpretar personajes basados en cómics.»

El payaso animado: Mark Hamill

joker2bybella

La voz oficial de la versión animada del Joker se la puso el actor Mark Hamill, conocido mayoritariamente por interpretar al jedi Luke Skywalker en la primera trilogía de La guerra de las galaxias (la “buena” para muchos, es decir la comprendida entre los episodios IV y VI). Hamill ha sido la voz oficial del Joker desde 1992 en la primera serie de dibujos animados que se realizó para contar las aventuras del hombre murciélago titulada Batman: The Animated Series prolongada hasta 1994. Luego, volvió a ser la voz del Joker de 1997 a 1999 en The New Batman Adventures. Así mismo, volvió a repetir el rol del macabro payaso en 2000 en Batman Beyond. Hamill le ha proporcionado también su voz al Joker en numerosos videojuegos, el último de los cuales ha sido Batman: Arkham Knight en 2015. A pesar de su declarada admiración por ser el actor de doblaje oficial del Joker en su versión cartoon, Hamill ha ido anunciando desde 2009 que abandonaba el personaje del Joker, aunque este siempre ha vuelto para ponerle voz al bromista mafioso. “Nunca digas nunca”, clarificó Hamill en varias ocasiones para desmentir sus intentos de despedida con el Joker. Su estilo a la hora de interpretar al famoso Guasón (como es conocido en latinoamérica) fue similar al que hizo Romero en la serie de los años 60, pero Hamill le dió un matiz más sádico al Joker, versión César Romero. La carcajada entrecortada de Hamill poseía matices sombríos que llevaron al personaje a una dimensión aún más maléfica y que, sin duda, recogió Heath Legder en 2008 en la versión de Nolan para llevarlo a un estadio más perturbador. La última aportación de Hamill con el personaje fue recientemente en 2016, en el largometraje Batman: The Killing Joke, una adaptación animada del cómic clásico de Brian Bolland y Alan Moore.

mark-hamill-joker

«La carcajada entrecortada de Hamill poseía matices sombríos que llevaron al personaje del Joker a una dimensión aún más maléfica.»

La personificación del caos: Heath Ledger

heath_ledger_joker_card

Cuando todos creíamos que el mejor Joker de la historia lo había interpretado Nicholson, Christopher Nolan sorprendió a todo el mundo en 2008 con la secuela de Batman Begins, titulada The Dark Knight protagonizada por Christian Bale en el papel del murciélago enmascarado y el australiano Heath Ledger como Joker. El extraordinario papel que hizo Ledger como archienemigo de Batman le hicieron valedor del Oscar al mejor actor de reparto y al Globo de Oro. Ningún actor antes había conseguido tantas meritaciones por un rol de un personaje de cómic. Por desgracia, Ledger falleció antes de poder recoger sus merecidos premios, contribuyendo a augmentar la leyenda oscura en torno a ese Joker en particular. Dicen las malas lenguas que Ledger se recluyó solo en una habitación de hotel para construir su papel y medio enloqueció. Su versión del Joker distaba sustancialmente a la Nicholson ya que llevó al famoso payaso a límites insanos cercanos a la locura. De hecho, Ledger se expuso a algunas de las escenas más peligrosas de la película sin ningún miedo. Según los creadores de esta reinterpretación del personaje, el Joker de Ledger/Nolan fue una personificación del caos. Durante la película, el terrible payaso adquiere una dimensión de sociópata-anárquico-compulsivo capaz de cometer una atrocidad peor que en la anterior set piece. La escena del tête à tête en la comisaría entre Batman y el Joker, donde Ledger llega a estados de pura demencia será siempre la más recordada del filme de Nolan. Recuerdo personalmente estar en el cine agarrado a la butaca con el corazón encogido mientras veía actuar a Ledger en la que está considerada como una interpretación maestra del cine contemporáneo. Y como no, al igual que Nicholson, Ledger dejó otra frase para la historia: “¿Por qué tan serio?”.

heath-2

«Ledger llevó al famoso payaso a los límites de la locura siendo, según sus creadores, una personificación del caos.»

“Broda” Joker: Jared Leto

joker-leto-card

Y llegamos a la última versión del As de Bandidos: Joker versión Jared Leto. En el Escuadrón suicida dirigida por David Ayer, versado director en cine dramático y bélico, el director de Fury se atreve con el género de superhéroes (o mejor dicho, de supervillanos). En esta primera incursión cinematográfica de la “liga de los malos extraordinarios de la DC”, se presenta a un Joker considerablemente diferente a lo que hicieron sus predecesores… La verdad es que Leto defiende bastante bien durante toda la función a un personaje de tal peso específico como lo es el Joker, pero sin duda, lo mejor del filme no recae en él sino en su homóloga criminal, Harley Quinn. La Dra. Harleen Francis Quinzel (interpretada por Margot Robbie) fue la psiquiatra del Joker en su internado en el manicomio de Arkham (más conocido en la serie de “Batman” como el Arkham Asylum) que queda prendida por la personalidad neurótica de su paciente y se enamora locamente de él. Es tal su amor descontrolado que accede a morir por él arrojándose al mismo bidón de ácido donde cayó y se desfiguró el payaso asesino. Lo cierto es que la tórrida historia de amor entre Quinn y el Joker es lo mejor de la peli de Ayer, pero aquí el Príncipe Payaso no pasa de ser un mero secundario. Sin embargo, fuentes cercanas al montaje de la película (y el propio Leto) aseguran que se eliminaron al menos 22 escenas del payaso en el montaje final de la película (!). Eso desvirtúa en demasía el trabajo de Leto en el filme de Ayer en cuyo caso su interpretación podría haber sido mucho mejor. De hecho, algunos fans han interpuesto demandas a la distribuidora de la película, Warner Bros., exigiendo un nuevo montaje con las escenas eliminadas del Joker. De todas formas, analizando en concreto el trabajo actoral de Leto en este montaje del filme, el actor ha dado forma, hasta ahora, a la versión más “gamberra” del Joker en la pantalla en donde Leto le imprime un carácter más pandillero aportándole al personaje del payaso un look rapero y unos modales marcadamente afroamericanos. A pesar de su esfuerzo interpretativo, de su tatuado y original aspecto y de su ortopédica sonrisa (y, por cierto, muy importante, de lo que el montaje nos ha enseñado), el Joker de Leto no está a la altura del que interpretó Ledger ni tan siquiera del que hizo Nicholson. No obstante, se augura que Leto volverá a encarnar al Joker en Justice League: Part I de Zack Snyder prevista para 2017. A pesar lo dicho, creo sinceramente que Jared Leto se merece un ostensible “bravo” tan solo por haberlo intentado porque quizás una futura versión extendida del filme, nos revele más cosas buenas de su trabajo con el Joker.

haley-y-joker-Peter-Travers

«A pesar de su esfuerzo interpretativo, de su tatuado y original aspecto y de su ortopédica sonrisa, el Joker de Leto no está a la altura del que interpretó Ledger ni tan siquiera del que hizo Nicholson, aunque en el montaje final de la película se eliminaron 22 escenas del Joker.»